Domingo , 21 octubre 2018
Último Momento
Valió la pena esperar

Valió la pena esperar

Fotos: Pablo Solano García

Texto: Silvia Izquierdo

Una intervención quirúrgica, afortunadamente sin importancia, obligó a Antonio Orozco a suspender la cita musical que el 26 de septiembre tenía en Lorca con motivo de las fiestas de la ciudad.

En ese momento los cientos de fans que se habían hecho con su entrada varios meses atrás sintieron perder su oportunidad de ver en directo a su cantante favorito, pero, por suerte, tan solo tuvieron que esperar una semana para encontrarse al fin con su ídolo y disfrutar a ritmo de su voz de sus mejores éxitos.

El grupo ‘Los Vecinos del Cuarto”, como teloneros, estuvieron amenizando la velada antes de que el artista catalán pisara el escenario. Eran las 22:45 horas, tan solo quince minutos después de la hora fijada,  cuando el esperado autor hacía acto de presencia con “ Llegará ”. Rápidamente subieron los decibelios en los idílicos Jardines de Lorca.

El miembro del jurado de La Voz 2 agradeció desde el primer momento el cálido recibimiento que el público venido de distintas partes de la geografía española (Murcia,  Almería, Granada, Málaga…)  le regaló tras su reaparición.

Sus fans le transmitían cariño con sus continuos aplausos, pero él también lo hacía desde el escenario con su permanente sonrisa y con la emoción con que entonó todos sus temas.

El concierto fue una auténtica fiesta de principio a fin. No pararon de sonar los grandes éxitos de su carrera “ Estoy hecho de pedacitos de ti ”, “ Lo que tú quieras soy ”, “ Devuélveme la vida ”, “ Ser o no ser ”, temas que hicieron brincar sin parar a todos los allí presentes, aunque Orozco también cantó su nuevo single “ Hoy será ”.

El compositor español se mostró muy cercano al público y lo demostró contando, por ejemplo, una simpática anécdota que había vivido con una pareja de jóvenes durante su estancia en la ciudad.

De cualquier forma, el momento más especial fue cuando subió una niña que no paraba de llorar al escenario y con ella cogida en brazos cantó una de sus preciosas canciones. Estoy convencida de que la pequeña no lo olvidará jamás.

Casi dos horas después llegaba a su fin un concierto sin pausas, muy animado, que devolvía la sonrisa a quienes se sintieron desolados tras conocer la cancelación del primer concierto.

Való la pena esperar seis días  para vivir con tanta intensidad la fascinante actuación de uno de los cantantes de pop más brillantes de nuestro país.

¡Hasta la próxima, Antonio!

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*