Martes , 23 octubre 2018
Último Momento
Los Centros de Educación de Adultos preocupados por su desaparición

Los Centros de Educación de Adultos preocupados por su desaparición

El claustro del Centro de Adultos Bajo Guadalentín se muestra preocupado ante lo que, parece ser, la desaparición de 12 de los 17 Centros de Adultos de la Región y así no lo ha hecho saber su director, Paco Vicente.
“Hemos recibido un borrador muy elaborado en el que se describe el proceso de desaparición de 12 de los 17 centros de adultos existentes en la región. A pesar de los desmentidos, consideramos que este es el momento de estar en alerta pues es evidente que la perspectiva no es muy optimista. Creemos que nuestro centro, al igual que el resto, desempeña un papel trascendental en un modelo educativo público e integrador en la comunidad”.
Por ello nos han pedido difusión y que los alhameños participen en sus reivindicaciones.
Estas son:

Firmas de apoyo y difusión de las mismas para evitar el cierre de los centros de adultos, hasta el 10 de abril.
Lectura y difusión del manifiesto que han elaborado,
Firmas telemáticas a través de change.org: “Permanencia de los Centros de Educación de Adultos públicos en la Región de Murcia”
Participar en la plataforma de Facebook pincha aqui

COMUNICADO DE LOS DIECISIETE CLAUSTROS DE LOS CENTROS DE EDUCACIÓN DE PERSONAS ADULTAS DE LA REGIÓN DE MURCIA

 El conjunto de los diecisiete Centros de Educación de Personas Adultas de la Región de Murcia en su totalidad, representados por sus equipos directivos y respaldados unánimemente por sus Claustros, manifiestan en este comunicado el total rechazo a los planes más o menos realistas de modificación y en parte de liquidación de este sector educativo por razones de rentabilidad económica u otras que desconocemos. Ese plan, dado a conocer por una filtración a un medio de comunicación y que se han visto obligados a paralizar en este momento,  consiste en suprimir 12 de los 17 Centros de Educación de Personas Adultas de la Región en los dos próximos cursos. No permitimos que algo así pueda perpetrarse ni a corto, a medio o a largo plazo. Todo se ha planificado sin consultar, sin que medie nadie, más que ellos, los que nos gobiernan desde los despachos. Ni equipos directivos, ni claustros, ni alumnado, ni sindicatos han sido consultados. Nadie ha sabido ni una sola palabra hasta el día 7 de marzo en el que nos enteramos por la prensa.

A través de este comunicado, deseamos hacer un llamamiento a toda la sociedad que, desde cualquier ámbito, desee apoyar una Educación de Personas Adultas que lleva más de treinta años trabajando por encontrar un espacio propio, un espacio que es a la vez de formación y de encuentro, de crecimiento y de superación personal; espacio que no existiría si no existieran los Centros Públicos de Educación de Personas Adultas, con su singularidad, con el trabajo de sus profesionales que entienden lo que son y lo que buscan, y que cumplen con esa función rigurosa pero ilusionadamente, a saber: el trabajo con la gente sencilla, el acceso de las aulas a los sectores de población con menos posibilidades y con mayor escasez de recursos, la garantía del principio de igualdad, la apertura de puertas a quienes las tenían cerradas, la recuperación de jóvenes que proceden del fracaso escolar, la integración de inmigrantes, la alfabetización funcional de personas en el uso de las nuevas tecnologías y en el aprendizaje de un segundo idioma, la preparación del  acceso a pruebas, etc. En resumen, porque acoge, facilita, orienta, escucha, motiva y todo ello en un marco de formación desde unos principios claros y manifiestos de integración, de igualdad y de respeto por cada persona.

Los Centros de Educación de Personas Adultas son trascendentales en todos estos objetivos, no solo los espacios físicos en los que se ubican, sino en la entidad que poseen como proyectos docentes en las comunidades donde se encuentran. Nunca deberán ser subsidiarios de otros programas educativos, tales como los Centros de Primaria o de Secundaria, Centros Culturales, etc.

No se debe permitir que se pierda ni uno solo de los logros alcanzados en estos largos treinta años ni, por lo tanto, que se cierre ni uno solo de los centros. Su misión es algo que no puede suplantarse ni omitirse. Nadie va a hacerla por ellos. Son  parte necesaria del progreso social en uno de sus aspectos fundamentales: el derecho a la educación para todos y todas a lo largo de la vida.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*