Martes , 13 noviembre 2018
Último Momento
Barbara Rey

Barbara Rey

Bárbara Rey, una mujer de tablas, volvió a Alhama a presentar  “El Hotelito”

El pasado viernes Bárbara llegó a Alhama con el resto del equipo de la obra “El hotelito”, María Kosty, Mónica Gracia, María Garralón y María J. Sarrate para representar “El Hotelito”, de Antonio Gala. Pero antes quiso ofrecernos unos minutos a Línea Local.
Es una mujer con tablas que recuerda con cariño cada trabajo que ha realizado: vedette, actriz, miss, domadora, todo un recorrido que ahora le lleva por España a actuar en los teatros que la admiran y aplauden. Así es Bárbara Rey. La actriz nos describe la obra como una tragicomedia y asegura que no es difícil de comprender: “si entiendes la temática pasas un buen rato. La obra está funcionando porque la gente termina con buen sabor de boca”.

“El Hotelito” es la función escrita por Antonio Gala, estrenada en diciembre de 1985, que ahora recobra vida con el nuevo reparto. Una historia encarnada por cinco mujeres, cada una de ellas representante de una Comunidad Autónoma: Galicia, País Vasco, Cataluña, Andalucía y Madrid.

“Yo represento a Galicia a través de Carmiña”, cuenta Bárbara, “es una obra para todo tipo de público. Retrata la problemática de cada comunidad y lo que cada una de ellas representa en España. Madrid aparece siempre en medio del conflicto que surge entre cada una”.
La historia se centra en la venta del hotel en el que conviven las cinco mujeres, y cómo a partir de ello aparecen diferentes disputas entre ellas. “Al final deciden permanecer unidas y no venderlo”, comenta Bárbara.

La actriz cuenta que es un tema a la orden del día y que por ello “a veces hay algún problema, porque los productores, sin conocer la obra, tienen ciertas reticencias con tantos problemas autonómicos. Especialmente en Cataluña y País Vasco. Pero nunca hemos tenido ningún problema serio”.
“Hemos sido siempre así, desde siglos atrás. La obra demuestra que existen conflictos entre comunidades desde hace mucho tiempo. La gente cuando la ve se queda sorprendida con el desenlace”-“Hemos sido siempre así, desde siglos atrás, no es una cosa nueva. La obra demuestra que existen conflictos entre comunidades desde hace mucho tiempo. La gente cuando la ve se queda sorprendida con el desenlace. Nos necesitamos los unos a los otros, y al final siempre estamos para ayudarnos”.

Bárbara Rey, hija de Totana y amiga alhameña, bromea cuando le recordamos el cariño que ambas poblaciones le demuestran siempre que vuelve por su tierra natal, “Alhama y Totana están creciendo mucho. Si nos descuidamos salimos al balcón y podemos saludarnos”.
La murciana no puede evitar recordar las costumbres que adora del lugar que la ha visto crecer y la ha acompañado siempre, “vivo y disfruto la Semana Santa totanera. Me gusta vestirme de nazareno con la Cofradía de la Dolorosa. Tengo que ponerme al día, estoy más alejada de la tradición desde que mi madre se fue”.
Bárbara es una mujer entregada al mundo del espectáculo, pero reconoce que es una persona familiar, “siempre he tenido un vínculo muy fuerte con mis padres. Mi padre me trajo a Madrid siendo una niña, con 17 años, pero nunca significó que me hubiera separado de ellos, ni de mi familia, al contrario, siempre ha habido mucha unión.

“Los echo mucho en falta”.
Bárbara confiesa, con nostalgia en la voz, que desde que su madre dejó de estar a su lado en 2011 no ha tenido valor para volver a casa. “Con mi padre tengo pasión. Es mi locura. No lo he visto nunca hacer nada mal. Lo quiero tanto que siempre hablo de él en presente”.
“Mi padre mostraba vocación y fortaleza en todo lo que hacía, tanto en la electrónica como en la confitería. Era para quedarse admirado, tenía unas manos prodigiosas. Él siempre llevó la voz cantante en el negocio. Aún recuerdo las tartas que hacía, las mejores que he comido”.

Totana siempre es lugar de  refugio para ella, “qué te voy a decir yo de mi pueblo” ríe, “me encantaba salir por aquí de picoteo. Le echo mucho en falta su clima y su comida. Y sus bares. Cuando vuelvo salgo poco. Me quedo en casa con algún amigo. Y por supuesto, aquí tengo a mi hermano”.

Alhama también es lugar de reencuentro, de recuerdos: “llevo muy presente a María José, todos los días”. Uno de los episodios más tristes de su vida, le dio el valor necesario para conseguir todo lo que ha logrado. El recuerdo de su amiga María José Tolinos, hija de Alhama, la acompaña en todo los proyectos que emprende. “María José y yo éramos muy amigas. Queríamos venirnos juntas a Madrid y dedicarnos al mundo del espectáculo. Ella, Miss Murcia, era una belleza. Su muerte fue un golpe tremendo”, nos cuenta.

“Recuerdo que estábamos en Mazarrón y ella ya se sentía mal. Más tarde me enteré de que había empeorado. Siempre la llevo conmigo”.
“Siempre que me acordaba de ella lloraba, cada 4 de Diciembre lloraba y sufría. Recordarla suponía un dolor inmenso. Por casualidades de la vida, y sin premeditación, mi mánager y yo decidimos que mi nombre artístico sería Bárbara. Más tarde me dijeron que el 4 de Diciembre era el día de Santa Bárbara. Aquello supuso una liberación para mí. Dentro de mi cuerpo tenía la sensación de que María José lo había querido así. Necesitaba mi cuerpo para cumplir todas aquellas cosas que se había propuesto en vida”.

Quizá, cuenta Bárbara, para la gente esta historia sirva de pretexto para tomarla por loca, pero asegura que no le importa, porque desde aquel día le sirve para acordarse de su amiga sin sentir dolor y convertirlo en algo positivo.
“Si escribo un libro -ríe Bárbara- esta coincidencia será lo primero que escriba”.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*